Cómo le ahorra tiempo un gestor de contraseñas

¿No nos gustaría a todos poder disponer de algo más de tiempo? Cuando se trata de asegurarnos de haber finalizado todas las tareas de nuestra lista de tareas pendientes y de terminar el trabajo que tenemos por delante, todo el tiempo disponible nos resulta insuficiente. ¿Qué estaría dispuesto a hacer por recuperar tan solo diez minutos de su día?

Lo crea o no, un gestor de contraseñas no solo se dedica a guardar sus contraseñas. Le ayuda a ahorrar tiempo en las tediosas tareas que realiza todos los días. Como le ayuda a terminar las tareas pendientes y reduce las interrupciones que sufre a lo largo del día, un gestor de contraseñas puede mejorar su productividad radicalmente y ahorrarle mucho tiempo.

¿De qué forma le ahorra tiempo un gestor de contraseñas?

1. El gestor de contraseñas rellena automáticamente sus contraseñas.

Tener que escribir el nombre de usuario y la contraseña en distintos servicios no parece un esfuerzo demasiado grande, pero se sorprendería si supiera todo el tiempo que puede restarle a lo largo del día. Hasta si recuerda su contraseña sin tener que pensarla, puede tardar desde unos segundos hasta más de veinte segundos en escribir el nombre de usuario, la contraseña e iniciar sesión en la cuenta. Al rellenar sus contraseñas, el gestor de contraseñas le ahorra el tiempo que supone tener que escribir la contraseña cada vez que quiere iniciar sesión.

2. El gestor de contraseñas le evita tener que restablecer sus contraseñas.

Aun si recuerda su contraseña, escribirla e iniciar sesión en la cuenta lleva tiempo. Imagínese si no recuerda la contraseña. En ese caso, resolver la situación puede llevarle más tiempo. El proceso de recuperación de la cuenta puede prolongarse, y suele necesitarse más de un paso. Al recordar todas sus contraseñas y rellenar la contraseña correcta cuando necesita iniciar sesión en una cuenta protegida mediante contraseña, el gestor de contraseñas minimiza las interrupciones de su flujo de trabajo y le ahorra el tiempo que se tarda en restablecer una contraseña olvidada.

3. El gestor de contraseñas genera las contraseñas necesarias.

Probablemente, lo único más molesto que recordar las contraseñas sea tener que crearlas al registrar una cuenta nueva. En la actualidad, los sitios web exigen distintos números de caracteres con una combinación de letras, números y símbolos. Intentar elegir una contraseña nueva que se adapte a la perfección a los requisitos de cada página lleva su tiempo y le ralentiza. Un gestor de contraseñas puede crear en un instante las contraseñas nuevas que necesita. Podrá hasta especificar cuántos caracteres debe tener y la combinación de los mismos. Y, por supuesto, cuando crea la contraseña, la recuerda. Así le ahorrará más de un dolor de cabeza.

4. Un gestor de contraseñas sincroniza las contraseñas donde las necesita.

Si utiliza siempre el mismo navegador en el mismo ordenador, se preguntará: “Espere, ¿no hace esto ya mi navegador?” La respuesta es que, técnicamente, puede hacerlo. No obstante, si quiere que las contraseñas se almacenen en cualquier otro navegador o dispositivo, tendrá que asegurarse de activar la sincronización. Después tendrá que iniciar sesión con el mismo perfil de usuario en otro navegador u ordenador. Además, la mayoría de navegadores solo sincronizan los datos en el propio navegador; por lo tanto, si tiene que cambiar de Chrome a Safari, por ejemplo, no cabe esperar que las contraseñas se sincronicen entre los distintos navegadores. El gestor de contraseñas se encarga de todo el trabajo sincronizando las contraseñas automáticamente. Además, funciona con todos los navegadores y todas las plataformas, para que no tenga que verse obligado a utilizar el mismo navegador.

5. El gestor de contraseñas recuerda su información de contacto.

Cada vez que registra una cuenta nueva o quiere realizar una compra en Internet, el sitio web le pide sus datos de contacto. Tener que escribirlos una y otra vez es una tarea repetitiva y tediosa. A veces, los sitios web recuerdan su dirección o su tarjeta de crédito, pero este no es siempre el caso. Además, suelen acumular direcciones antiguas que, pasado un tiempo, dejan de utilizarse. Utilizar un gestor de contraseñas con perfiles de dirección y perfiles de tarjeta de crédito facilita la tarea de introducir toda esa información con un solo clic. Se acabó tener que escribir o buscar entre direcciones y tarjetas de crédito para asegurarse de que está utilizando la correcta. Solo tendrá que elegir el perfil que quiera y seguir avanzando.

6. Un gestor de contraseñas le avisa de vulnerabilidades y de problemas de seguridad.

En esta época, parece que todos los días hackean un sitio web o un servicio. Controlar las cuentas que utiliza y comprobar si una de ellas se ha visto afectada por una vulnerabilidad grave puede ser una tarea muy compleja. El gestor de contraseñas incorpora alertas de seguridad que le avisan si una de sus cuentas puede estar en situación de riesgo. De esta forma podrá tomar medidas si lo necesita, sin tener que estar pendiente de los detalles de todos los hackeos que ocupan las primeras portadas de los telediarios.

7. El gestor de contraseñas cambia sus contraseñas.

Cuando un sitio web sufre un incidente de seguridad, normalmente le suelen pedir que cambie su contraseña. El gestor de contraseñas le evita las molestias asociadas a tener que crear esa nueva contraseña y guardarla, para que no tenga que preocuparse de recordar una contraseña nueva. Así tendrá la certeza de que utiliza una contraseña segura y distinta para cada sitio web, y de que un problema de seguridad en una de sus cuentas en línea no afectará a todas sus demás cuentas.

8. El gestor de contraseñas le ofrece una forma de tener la seguridad controlada.

Cuando la gente empieza a utilizar un gestor de contraseñas, le suele sorprender la cantidad de contraseñas que tienen. La mayoría de la gente cree que solo tienen diez o veinte contraseñas. Sin embargo, cuando empieza a guardarlas en un lugar seguro y centralizado, resulta muy sencillo acumular 50, 60 y hasta 100 contraseñas. Entre los sitios web de banca a través de Internet, las redes sociales, las cuentas de e-mail, los sitios de juegos, los servicios de streaming de música y vídeo, las aplicaciones de productividad, los sitios de almacenamiento, las cuentas de telefonía móvil… seguro que ya se hace una idea. El número de contraseñas puede ser apabullante. El gestor de contraseñas pone a su disposición una forma de auditar todas sus contraseñas y de asegurarse de que utiliza una contraseña sólida y distinta para cada cuenta. Puede ofrecerle una puntuación de seguridad y guiarle por los pasos necesarios para mejorar sus contraseñas y, de esta forma, mejorar su protección frente a hackers y ladrones, con mucho menos compromiso y preocupaciones por su parte.