3 Pasos para Hacer Tu Cuenta de Email Más Segura

Para la mayoría de nosotros, nuestra cuenta de email es el centro de nuestra vida online. Es una herramienta importante de comunicación, que nos conecta con la familia, amigos, colegas, y negocios. Sirve como nuestra identidad cuando accedemos a cuentas de otras webs o apps, y nos ayuda a gestionar muchas tareas en nuestra vida cotidiana.

Dada la importancia de nuestras cuentas de email, no es sorprendente de que también sean el objetivo principal de los ciber-criminales, que pueden intentar acceder a través de phishing, ingeniería social, y aprovechar re-utilización de contraseñas.

Siga estos pasos ahora para evitar ser una víctima fácil y hacer que su cuenta de email sea lo más segura posible

1. Crear una contraseña fuerte.

Probablemente haya escuchado antes que usar una contraseña fuerte, diferente para cada acceso web es crucial para su seguridad online. Al crear una contraseña fuerte, y única, se asegura que las contraseñas filtradas en las fugas de datos no puedan ser usadas para intentar hackear otras cuentas.

Las contraseñas fuertes se parecen a #IP9PqjSpEbUOkMVv y no use palabras que encontraría en un diccionario o su información personal (como su cumpleaños, fecha de aniversario, o nombres de mascotas).

Si parece difícil de recordar, utilice un gestor de descargas como LastPass para crear y almacenar largas, fuertes contraseñas para cada cuenta online, incluyendo su cuenta de email.

2. Añadir otro paso de autenticación.

La autenticación de dos factores (a veces llamada autenticación multifactorial o verificación de dos pasos) es algo acerca de lo que hablamos mucho por aquí. Cuando habilita la autenticación de dos factores para una cuenta, se deberá introducir una segunda pieza de información antes de que alguien pueda tener acceso a esa cuenta, crear otra capa de protección.

Todos los tres servicios de webmail más populares – Gmail, Yahoo! Mail, y Microsoft Outlook.com – son compatibles con la autenticación de dos factores. Una vez habilitado, se le solicitará un código cuando acceda desde un dispositivo o localización nueva.

Dependiendo del servicio que use y la opción que seleccione, el código puede ser generado por una app en su teléfono, o puede ser enviado por mensaje de texto, u otro método. De esa manera, incluso si alguien tiene la contraseña de su cuenta de email, todavía no podrán acceder sin el código extra.

3. Revisar dispositivos y permisos.

Cada servicio webmail es diferente, pero debe familiarizarse con las herramientas de privacidad, permisos de apps, y opciones de seguridad que están disponibles para su cuenta de email. En la mayoría de proveedores, puede encontrar una página de “herramientas de la cuenta” para revisar esos detalles.

Eche un vistazo a su configuración de reenvío, y cada dirección de email que ha sido establecida como dirección de reenvío. Revisar cada ordenador, portátil, y dispositivos móviles que han sido establecidos como “dispositivos de confianza” para su cuenta de webmail, o cualquier servicio al que ha dado permiso para acceder a su cuenta de email. Si alguno no se utiliza más, revoque el acceso desde su configuración.

Si encuentra cualquier actividad que parezca sospechosa, cambie su contraseña inmediatamente y active la autenticación multifactorial para asegurar su cuenta, además haga un escaneado completo de su dispositivo con software antivirus y antimalware.

Conclusión

Proteger su cuenta de email debe ser una prioridad alta. Es importante comprobar regularmente su configuración de su cuenta de email, y estar atento a cambios sospechosos.

Y, por supuesto, aplicar las advertencias estándar de seguridad: Ser precavido con emails de phishing u otros intentos de que revele información sensible. Evite acceder a WiFi’s demasiado inseguros o a través de ordenadores públicos siempre que sea posible. Si tiene que utilizar un ordenador público o un WiFi público, actualice la(s) contraseña(s) de su(s) cuenta(s) cuando vuelva a un dispositivo o conexión de confianza.